USHUAIA, DONDE LA RUSA DIJO "BASTA"